viernes, 4 de mayo de 2012

La Pande de Nicole: E robo del maletín - Capítulo 18


18. En casa de la abuela
     - ¡Por fin habéis llegado! – dijo la abuela cuando entramos en su     casa.                         
-         Lo siento mamá, David se ha entretenido y hemos salido un poco más tarde.
-         Bueno, no importa. ¡Hola cielitos! ¿Cómo estas Courtney? Ya veo que igual de guapa que siempre. ¡Hola David! ¿Sigues tan trasto como siempre? Y mi nieta Nicole ¿qué tal todo querida? He visto las noticias, y tranquilos con mi comida se os quitarán los sustos.
En la casa de mi abuela siempre olía a mazapán. Tenía un espacioso salón con dos sofás mulliditos, una gran alfombra de lana cubría el suelo entero, una televisión y una gigantesca chimenea. Había tres estanterías repletas de recuerdos: trofeos, medallas, objetos, preciosas vajillas de porcelana y cientos de fotografías en color sepia y blanco y negro.
La cocina era la sala más grande de la casa, incluso más grande que el salón. Era la sala preferida por la abuela y en su día hizo que la cocina fuera la sala más grande.
Había una mesa amplia y redonda y un montón de armarios pequeños que ocultaban cientos de ingredientes secretos, viejos libros de recetas, un montón de utensilios de cocina que ni mi madre conocía, paños, cubiertos, vajillas…
Las paredes estaban cubiertas de papel de cocina con pequeñas flores y una bonita lámpara colgaba elegantemente del techo.
-         Bueno, rápido, sentaros a la mesa. Hoy he preparado crema de calabacín, como primero, cordero asado al ajillo, como segundo, y de postre el riquísimo soufflé de chocolate que le encanta a Courtney.
Comenzamos a comer, todo estaba riquísimo y cuando acabamos fuimos al salón a charlar un poco con la abuela.
    - ¿Quieres que te cuente algo de esas fotos? – me preguntó la                       abuela al fijarse que miraba con atención las fotografías.
    - Sí por favor, ¿Quiénes son esos de ahí? – la pregunté.
- Pues mira – dijo cogiendo un voluminoso y polvoriento taco de fotos – esta de aquí soy yo, a mi lado está Coraline, una amiga de la infancia y este de aquí atrás es tu abuelo ¿ves que jóvenes éramos?
-         Sí, pero lo que yo quiero saber es…
-         Y en esta foto salimos tu abuelo y yo en nuestro viaje de novios a Indonesia.
-         Vale abuela, pero ¿quién…?
-         Y mira, aquí está la familia al completo: la tía Anik, la tía Barbara, Célia cuando era tan solo un bebé y aquí esta tu madre al lado de Charles.
-         ¡Vale abuela! ¿Pero, quién es este?
-         Ah, este es un buen amigo mío de la infancia. Éramos uña y carne. Se llamaba Antoine. ¿Por qué me lo preguntas?
-         Es que su cara me suena de algo, cosas mías abuela.
-         Bueno, ¿queréis ver los regalitos que tengo para vosotros?
-         Mamá, no hace falta, no deberías haberte molestado…
-         ¡Tranquilos! No me ha costado nada ir a la tienda de la esquina y comprarles algo a mis nietos, para variar. Venid aquí chicos.
Seguimos a la abuela por el estrecho pasillo y fuimos a una habitación donde había muchos trastos viejos.
-         Los dejé por aquí… - musitó la abuela - ¡aquí están! Pasad, pasad. Estas pulseras son para ti – dijo mirando a Courtney – cuando las vi en la tienda supe que eran perfectas para ti. Para ti, Nicole tengo estos zapatos, creo que te sentarán bien, son preciosos ¿no crees? Y finalmente David, para ti tengo esta cajita con coches, la dependienta me la regaló y la acepté sabiendo que era el regalo perfecto para ti.
-         ¡Gracias abuela! – dijimos los tres a la vez.
-         Anda abuela, estos de aquí – dije señalando una foto que estaba bajo unas cajas – sois tú y tu amigo de la infancia Antoine ¿no?
-         Así es, mira cógela y dale la vuelta, y léelo en alto si no te importa.
-         De acuerdo. A ver, a ver… Aquí dice: 23 de Octubre de 1940. Amanda Rouge y Antoine Lorcé.
-         Nos hicieron esa foto cuando tenía unos nueve añitos. Era el cumpleaños de Antoine. La verdad es que no sé qué hacía aquí esta foto, la llevaré al salón con las demás.
Nos fuimos de vuelta al salón y enseñamos nuestros regalos y tras hablar un rato, nos fuimos a casa.
Al llegar, Zoé me mandó un mensaje: “¿Quedamos a las 16:00 en el Parque Azul? ¡Hay novedades! Te veo allí ¿OK?”
“OK, allí estaré” – La respondí.
Eran las 16:00 de la tarde y a lo lejos ya podía ver a Zoé.
     -   ¡Hola! ¿Qué tal?
-         Bien.
-         ¿Cuáles son las novedades?
-         Bueno – empezó diciendo Zoé – pues mira, esta mañana he ido al Louvre con mis padres y mis tíos y a que no sabes qué había en objetos perdidos.
-         ¿La bandolera de flecos que siempre te dejas por ahí?
-         Sí, pero dentro estaba – dijo mientras metía la mano en su bandolera de flecos - ¡esto!
-         ¡¿EL MALETÍN?!
-         Así es, el maletín.
No creía a lo que veían mis ojos, el maletín estaba allí, al parecer alguien lo había metido en su bandolera cuando la dejó olvidada en algún rincón del enorme museo.
-         ¿Se lo has dicho a la policía? ¿Lo saben tus padres? ¿Lo has abierto? – empecé a bombardearla a preguntas.
-         No, no ¡no! – me respondió – Creo que lo mejor es esconderlo hasta averiguar más, como quién y por qué lo metió en mi bandolera en el museo esta mañana.
-         Bueno, solo podemos hacer algo para averiguarlo.
-         ¿El qué?
-         Llamaremos a la panda y nos iremos al Louvre mañana.
-         De acuerdo, hasta mañana entonces.
-         ¡Hasta mañana!                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mi novela, disponible en Amazon.

Mi novela, disponible en Amazon.
Papel: 7,02 euros. Ebook: 1,57 euros.