lunes, 7 de mayo de 2012

La Panda de Nicole: El robo del maletín - Capítulo 20


Bueno, chicas, este es el penúltimo capítulo de la Panda de Nicole... ¡mañana pondré el final de verdad!

20. La verdad sale a la luz
El Señor-A salió de la furgoneta con las manos arriba.
-         Y ahora – dijo el jefe de policía – creo que nos debe una buena explicación, señor.
-         Está bien, está bien. Verán todo empezó con mi hija, Alissa Lorcé.
¿Alissa Lorcé? ¡Ya decía yo que el niño de las fotos de la abuela me sonaba de algo!
La abuela salió al centro a hablar con su viejo amigo.
-         ¿Antoine?
-         ¡Rosa!
-         ¿Por qué has hecho todo esto?
-         Escuchad mi historia y comprenderéis porque he hecho lo que he hecho. Mi hija Alissa y yo no teníamos dinero, y ella no tenía muchas amigas y todo porque no tenía la mejor ropa, así que una mañana decidí regalarle a mi hija la mejor ropa del mundo, que según había oído estaba en un maletín en la agencia de moda del centro de París. Yo tenía algunos amigos que trabajaban en fábricas, otros costureros y pagué una fortuna al mejor de ellos para que hiciera a medida a mi hija todos los diseños que había en el maletín. Como Alissa trabajaba en la agencia, la mandé robar el maletín cuando su vigilante estuviera distraída. También pensé en la posibilidad de que se le escapara, ya que para eso Alissa no es muy inteligente, así que también la dije que si se le escapaba, que pusiera de excusa un problemilla amistoso que hubo años atrás cuando iba al instituto. Mi hija se lo soltó a la hija de la principal sospechosa, Annabelle. Luego, decidí buscar su dirección para saber donde vivía en el caso de que tuviera que amenazar a alguien, pero aquella chica me vio por la ventana y tuve que amenazarles para que no me delataran, aunque luego la policía me cogió, también estaba preparado para eso y tenía material de China y Japón exclusivo y armas ilegales para salir de allí. Me aseguré de tener fotocopiados los diseños del maletín y me infiltré en el Louvre para esconder el maletín en el bolso de alguien, y ese alguien es una de las chicas a las que he secuestrado para que no pudiera decir nada o para que me contara lo que había dicho. Me despisté y esta panda de amigos me vio y llamó a la policía, entonces reconocí el bolso en el que había metido el maletín y cogí a esa chica, a la hija de Annabelle y la hija del científico por si necesitaba algo a cambio de devolverle a su hija. Además había estado espiando a esa panda de amigos porque sabía que estaban investigando el robo, por eso adquirí tanta información de cada uno de ellos.
-         ¿No cree que hubiera sido más fácil buscar un trabajo mejor y comprarle a su hija ropa más bonita, sin necesidad de robar esos diseños? – dijo el policía.
-         No.
-         Bien, pues lo siento pero queda arrestado. Por cierto ¿los trajes ya están confeccionados?
-         Sí.
-         Señor, usted es el que supervisó los diseños, ¿había trajes masculinos y femeninos? – preguntó al jefe de la agencia.
-         Sí.
-         Pues, si no le importa, creo que hay una panda de amigos que podrían sustituir a los modelos del desfile de mañana ¿no cree?
-         Estoy completamente de acuerdo con usted. ¿Qué decís chicos?
-         ¡¡CLARO QUE SÍ!!
Veía mi sueño hacerse realidad, saldría vestida con los mejores trajes y vestidos del mundo, en una pasarela de moda súper exclusiva que la vería todo el mundo por televisión. Y tal vez nuestra historia se vería reconocida en todo el mundo, ¿quién sabe?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mi novela, disponible en Amazon.

Mi novela, disponible en Amazon.
Papel: 7,02 euros. Ebook: 1,57 euros.