jueves, 6 de marzo de 2014

Una conversación

- ¡Estoy harto de que no sepas nada!
- ¡Yo estoy harta de que te enfades!
- ¡No me dejas opción!
- ¡Tú tampoco! No entiendes que así es como soy yo.
- ¡Quiero entenderte, pero no puedo!
- ¡Yo tampoco puedo!
- ¿Entonces?
- ¿Entonces qué?
- ¿Quién va a comprenderte si ni tú misma sabes lo que piensas?
- No lo sé.
Un suspiro, para coger aire, parece, pero no es más que una excusa para ganar un par de segundos y pensar en lo que va a decir a continuación.
- ¿Por qué no me dijiste antes que me echabas de menos?
- Hasta las personas que más hablan se callan algunas veces.
Ella sonríe.
- Bueno, ahora no estaríamos así si no fuera...
- También es culpa tuya. ¿Por qué no me lo dijiste?
- No quiero cambiar cómo eres. Y también porque no soy valiente, ¿recuerdas?
- Recuerdo.
- Si fuera valiente ya llevaríamos juntos meses, ¿sabes?
Ante la ausencia de su respuesta, ella continúa.
- Es un asco ser yo algunas veces. Lo siento.
- Soy yo el que tendría que decir lo siento.
- No pasa nada.
Unos segundos en silencio.
- ¿Y ahora qué? ¿Vamos a empezar de nuevo? - dice ella.
- No quiero que nos pase lo mismo otra vez.
- Ni yo.
- Entonces, ¿qué?
- Entonces nos despedimos.
- ¿Cómo?
- No queda otra opción. Vamos a estar así siempre, así que, vamos a pararlo ya.
- Vale...
- ¿Un abrazo?
- No soy de abrazos. Pero haré la excepción.
- También podrías hacer la excepción con otra cosa...
Y él le da un beso que ella no rechaza.
November. | via Tumblr 
Marina.

2 comentarios:

  1. Creo sinceramente que eres capaz de hacer cosas mejores que esta. Lo siento pero no me ha gustado.
    Firmado, una gran fan a la que le da pereza entrar en su cuenta.

    ResponderEliminar

Mi novela, disponible en Amazon.

Mi novela, disponible en Amazon.
Papel: 7,02 euros. Ebook: 1,57 euros.